Mirando por el retrovisor: los proyectos, el archivo y las decisiones

Fotografía Kike Balenzategui
La decisión. Kike Balenzategui 2016

Hace ya 5 años del proyecto “Fotografía a fuego lento” que llevé a cabo con mi amigo José Luis Pujol. Con la excusa de hablar sobre fotografía disfrutamos de cuatro comidas en la Sociedad Napardi con tres personas distintas en cada una de ellas. Además de llevarnos entre pecho y espalda los manjares que preparó José Luis nos quedó un gratísimo recuerdo de charlas, anécdotas y experiencias en torno a nuestra pasión, la fotografía.

Como punto final autoeditamos este libro que recoge fotos y textos de las personas participantes. Tengo que reconocer que no ha sido un best-seller y que todas las copias las compramos nosotros para regalarlas a invitados o para venderlas a precio de coste a algún amigo que nos tenía mucho cariño. No te preocupes, si no lo tienes no tienes que comprarlo, ya que puedes ver el pdf en ese mismo enlace.

El caso es que, revisando mi biblioteca en busca de inspiración para escribir este texto, me saltó a las manos uno de estos ejemplares. Fue como si me dijera: “hace 5 años que estoy aquí y casi no me has hecho ni caso desde que me creasteis”.

Los temas de las charlas eran los siguientes: proyectos personales, fotografías y fotógrafos icónicos, turista en tu ciudad y la fotografía como arte. Echando la vista atrás creo que hubiese dado igual no poner tema porque hubiesen surgido éstos u otros tan o más interesantes. De hecho, lo más divertido era cuando nos íbamos del tema propuesto y no había manera de volver… Qué vas a decir cuando se empieza a hablar de la esencia, de las distancias, del proceso creativo, de la ilusión, de las obligaciones del trabajo, de los cuñados, de ir hasta las (pen)últimas consecuencias, del acto fotográfico… Y no, en ningún momento llegamos a hablar de cámaras ni de objetivos ni de cacharrería… al fin y al cabo creemos firmemente que no era ni es tan importante ni tan interesante.

La verdad es que merece la pena volver sobre el archivo y sobre los proyectos pasados para saber de dónde vienes, porqué ahora haces lo que haces, qué decisiones te han traído hasta aquí, quién te ha influido y hacia dónde vas. A veces, cuando vuelvo a revisar mi archivo, borraría la mitad, pero la siguiente vez que vuelvo… ¡lo borraría casi todo! En cambio, otras veces hasta me encuentro alguna flor entre tanta morralla, pero son las menos. Mi archivo me mantiene con los pies en el suelo.

Fotograma ‘Smoke’ – Wayne Wang 1995

Viendo las fotos de grupo, ¡míticas grupografías!, que hicimos tras cada charla/comida junto al vallado del encierro siento cierta nostalgia. Y más cuando llego a las que salen Pachi Calleja y Jabier Villarreal y  me pregunto qué será ahora de sus archivos. ¿Quién los heredó? ¿Se verán alguna vez sus obras inéditas? ¿De qué manera o en qué contexto? ¿Dejaron algo escrito para su gestión? ¿Habrá alguien interesado en hacer una exposición o libro con sus obras? El tiempo lo dirá.

Si algo tengo claro es que mereció la pena el esfuerzo, que más que esfuerzo fue un auténtico placer, por la compañía, por el aprendizaje, por el “comercio” y por el “bebercio”.

Mirando atrás siento un gran agradecimiento a Clemente, Eduardo, Mikel, Iván, Carlos, Emilio, Jorge, Villar, Pachi, Koldo, Jaime y Jabier por todo lo que nos aportaron a José Luis y a mí.

Recuerdo sus diferentes visiones personales de la fotografía, llenas de matices, de grados de intensidad, de intereses, de compromiso… y solo puedo pensar dos cosas: ¡qué distintos somos! y ¿qué tendrá la fotografía que nos une de esta manera?

Nunca sabes cuál va a ser el detonante de esa nueva fotografía, serie o proyecto: una expresión en una conversación, un fotograma de una película de Wim Wenders, un pie de foto en un periódico local, un graffitti en una pared de periferia, un olor que te lleva a tu niñez en el pueblo, un juego de palabras, el reflejo de la luz en una ventana o un verso encontrado de Gamoneda. Y sabemos que ese momento es una epifanía y que el subidón es, ¡uff!, es la…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

65 + = 75